www.todoeconomicas.com.ar

IMPUESTOS
EL SISTEMA TRIBUTARIO EN ARGENTINA
En muchas ocasiones, inversionistas extranjeros necesitan conocer sucintamente el costo triutario de Argentina, por lo que este pequeño artículo resume los tributos más importantes de nuestro país, en forma breve y concisa.

Dr.Carlos Enrique Spina (Contador Público)


LOS IMPUESTOS EN ARGENTINA

INTRODUCCIÓN

En esta ocasión nos referiremos a los impuestos en la Argentina, aunque con un enfoque meramente práctico, destinado a aquellos interesados en conocer el sistema tributario de nuestro país, aunque sin profundizar en sus particularidades.

En definitiva, creemos que esto servirá para un primer análisis de aquellos que por una razón un otra tengan interés en analizar costos, por ejemplo, para eventuales inversores extranjeros.

Argentina es un país Federal dividido en provincias, es decir, estados independientes con sujeción a un gobierno central.

De esta forma, existe potestad tributaria nacional y provincial, a lo que se añaden los municipios, con ciertas limitaciones, pero que terminan siendo verdaderos tributos aunque revistan las características de tasas retributivas.

IMPUESTOS NACIONALES

El organismo de control y recaudación es la Administración Federal De Ingresos Públicos –AFIP-.

No dividiremos, como tradicionalmente se hace, los impuestos sino que simplemente nos ocuparemos de enumerarlos y resumir sus principales características.

IMPUESTO A LAS GANANCIAS

Grava las ganancias obtenidas por las personas de existencia visible o ideal, mientras que los residentes tributan por sus ganancias obtenidas en el país y en el extranjero, los no residentes tributan exclusivamente sobre las ganancias de fuente argentina.

La ley enumera algunas presunciones acerca del origen de la fuente, presunciones, que en algunos casos no admiten prueba en contrario.

Las rentas se dividen en cuatro categorías, las cuales tienen deducciones específicas y formas distintivas del cálculo del tributo

Se trata de un impuesto complejo, por lo que se debe tener presente que existen muchas particularidades que aquí no vamos a analizar.

La mecánica para la determinación del gravamen varía según se trate de una persona física o de una jurídica.

La diferencia fundamental entre las categorías, es que mientras que la primera, segunda y cuarta tributan por lo que se denomina teoría de la fuente, es decir incluye todos aquellos enriquecimientos de una periodicidad que implique la permanencia de la fuente que los produce y su habilitación.

Por su parte, la tercera categoría tributa por la teoría del balance, es decir por todas las ganancias obtenidas que cumplan o no las otras condiciones.

Existen exenciones objetivas y subjetivas.

En algunos casos, las exenciones no operan de pleno derecho sino que deben ser solicitadas.

La alícuota del tributo es gradual para las personas físicas y del 35% para las personas jurídicas.

La liquidación del tributo es anual, aunque se pagan anticipos mensuales.

En los casos de beneficiarios del exterior, el tributo se paga vía retención en la fuente, con una retención de carácter de pago único y definitivo, del 35%.

IMPUESTO A LA GANANCIA MÍNIMA PRESUNTA

En algunos casos, este tributo actúa como complementario del impuesto a las ganancias y en otros como un verdadero tributo patrimonial.

Se determina sobre la base de los activos, valuados conforme a las normas de la ley.

Si bien es un impuesto de emergencia y con una vigencia teórica de diez años, la experiencia es que se va a prolongar su vigencia.

Como se observa se gravan los activos sin considerar los pasivos generando situaciones injustas.

Para entender un poco la mecánica que analizaremos más adelante, la presunción es que todos los activos deben generar una renta, castigando la improductividad de la misma.

Los sujetos pasivos del impuesto, simplificando en demasía la cuestión son los sujetos comprendidos en la tercera categoría del impuesto a las ganancias.

Se gravan los activos en la argentina y en el exterior, en líneas generales, cuando el sujeto pasivo sea un no residente, debe existir un responsable sustituto en el país que actúe como sujeto pasivo.

Existen exenciones y bienes no computables.

Dentro de las primeras merece destacarse que se encuentran exentos los activos que en su conjunto no superen los $ 200.000,-- incrementado en la proporción que sobre el total de los mismos se tengan en el exterior.

Si superan dicha cifra se tributará sobre el total de activos.

Por su lado, destacamos en los segundos, el valor correspondiente a los bienes muebles amortizables, de primer uso, excepto automotores, en el ejercicio de adquisición o de inversión y en el siguiente y el valor de las inversiones en la construcción de nuevos edificios o mejoras en el ejercicio en que se efectúen las inversiones totales o, en su caso, parciales, y en el siguiente, excepto que se trate de inmuebles no afectados a la actividad.

La determinación es anual, pero mensualmente es posible que se determinen anticipos.

La alícuota es del 1%.

El funcionamiento del impuesto es complejo, aunque trataremos de simplificar la explicación.

La liquidación del impuesto es simultánea con el impuesto a las ganancias.

El impuesto a las ganancias determinado para el ejercicio fiscal por el cual se liquida el gravamen, podrá computarse como pago a cuenta del impuesto de esta ley, una vez detraído de éste el que sea atribuible a los inmuebles no afectados a la actividad.

En forma simple, determinado el impuesto a las ganancias, si este fuera inferior al determinado para el impuesto a la ganancia mínima presunta se le detraerá de este el primero y se ingresarán ambos impuestos.

La parte abonada de este último impuesto, podrá computarse como pago a cuenta del impuesto a las ganancias, con ciertos topes, en los próximos diez ejercicios.

Por su lado, el impuesto determinado por los inmuebles ya mencionados, actúan como un impuesto definitivo, no susceptible de compensación.

Sólo, si transcurridos esos diez años, no se pudiera compensar con el impuesto a las ganancias, adquirirá las veces de un tributo.

IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

Es una suerte de impuesto al consumo, donde quien soporta el tributo, al final de la cadena es el consumidor final o, de existir una exención posterior, el último sujeto gravado.

Grava la venta de bienes muebles, situados o colocados en el país, las obras y locaciones de servicios prestados en el país, con algunas exclusiones, las importaciones definitivas de cosas muebles y las importaciones de servicios.

Existen, dos cuestiones fundamentales para quedar sujeto al gravado, el territorial y el de habitualidad.

Las exenciones, en su gran mayoría son objetivas.

Simplificando la cuestión, el sujeto adquiere bienes y servicios, por los que se le liquidará el tributo computando por estas un crédito fiscal.

Por su lado, al vender bienes o prestar servicios, facturará los mismos adicionando el tributo correspondiente, es decir el débito fiscal.

La diferencia entre débito fiscal y crédito fiscal, será lo que se ingrese mensualmente al fisco.

Como se observa, la carga tributaría recaerá sobre el último eslabón de la cadena, generalmente el consumidor final, mientras que los sujetos intermedios ingresarán las diferencias entre el impuesto sobre sus ventas y el impuesto sobre sus compras, siendo el ingreso, en síntesis, el valor que ha agregado a su producto o servicio.

Si bien, dijimos que están gravadas sólo la ventas de cosas muebles, también lo están las empresas constructoras, lo que en definitiva quiere decir que se gravan la primera venta de los inmuebles (parte construida).

La alícuota general es el 21%, existiendo una alícuota reducida del 10,50% para ciertos bienes de capital y de primera necesidad y una incrementada del 27% para ciertos servicios públicos.

La liquidación es mensual, salvo para algunas situaciones especiales.

IMPUESTO A LOS BIENES PERSONALES

Recae sobre los bienes personales existentes al 31 de diciembre de cada año, siendo sujetos pasivos del tributo, las personas físicas y las sucesiones indivisas.

Los sujetos radicados en el país, tributarán sobre los bienes situados en el mismo y en el exterior.

Los sujetos radicados en el extranjero, tributarán sobre los bienes situados en el país, generalmente, a través de un responsable sustituto.

Los bienes deben valuarse conforme a la normativa, existiendo un rubro residual que se trata de una presunción relativa a bienes personales y del hogar, que es el 5% de la totalidad de los bienes, con algunas exclusiones.

A esa cifra se le descontará el mínimo exento de $ 102.300,-- y sobre el excedente se tributará 0,50% si dicho excedente no supera los $ 200.000,-- o el 0,75% si lo supera.

Existe un mecanismo especial para las sociedades comerciales, que actúan como responsable sustituto de sus socios, por el impuesto que recae sobre su participación en la sociedad, aplicando una alícuota del 0,50%, sin considerar mínimo exento.

La liquidación es anual, con pagos de anticipos bimestrales, de corresponder.

MONOTRIBUTO

Algunos sujetos, denominados pequeños contribuyentes, podrán pagar un tributo integrado que comprende al impuesto a las ganancias y al valor agregado, abonando un canon fijo según ciertos parámetros.

De esta forma quedan exceptuados de tributar los impuestos mencionados y quedan exentos del impuesto a la ganancia mínima presunta.

A su vez, deben ingresar importes destinados a la seguridad social, sustituyendo, en ciertos casos, el aporte autónomo.

OTROS TRIBUTOS

Fondo para Educación y Promoción Cooperativa: Se determina sobre el capital cooperativo que surge de restar el activo al pasivo del mismo, valuados conforme a la ley, aplicando la alícuota del 2%.

Impuesto sobre los débitos y créditos en las transacciones financieras:

Grava los débitos y créditos bancarios y ciertos movimientos en efectivo, a alícuotas diferenciales, siendo la principal el 0,6‰, tanto para uno como para los otros.

Resulta un impuesto muy gravoso dado que la mayoría de las operaciones están bancarizadas y no se aplica considerando ninguna capacidad contributiva.

En la actualidad, el 34% del impuesto sobre los créditos, puede computarse como pago a cuenta, vía compensación, para el impuesto a las ganancias, a la ganancia mínima presunta y sus respectivos anticipos.

Impuesto a la transferencia de inmuebles:

Grava la transferencia de inmuebles, efectuadas por personas físicas o sucesiones indivisas, que no esté gravada por el impuesto a las ganancias, a una alícuota del 15‰.

Impuestos internos:

Es un impuesto bastante complejo, pero gravan a los tabacos; bebidas alcohólicas; cervezas; bebidas analcohólicas, jarabes, extractos y concentrados; automotores y motores gasoleros; servicios de telefonía celular y satelital; champañas; objetos suntuarios y vehículos automóviles y motores, embarcaciones de recreo o deportes y aeronaves.

No entraremos en detalles sobre este tributo, pero las alícuotas y su cálculo difiere según del bien de que se trate.

Impuesto sobre los combustibles líquidos

Si bien es un tributo muy específico, sobre el cual no haremos precisiones, sólo mencionaremos que el impuesto al gas oil, es computable íntegramente para el impuesto al valor agregado, para ciertas actividades, como por ejemplo el transporte automotor de cargas.

Otros:

Existen otros tributos de aplicación muy específica que sólo nos limitaremos a enumerar:

IMPUESTOS PROVINCIALES

Son de jurisdicción provincial y cada provincia los define, habiendo cierta semejanza en los mismos.

En general, los organismos de fiscalización y recaudación son las direcciones de rentas de cada provincia.

En líneas generales, los tributos son:

En relación a este último, se da una situación particular, cuando los ingresos deben repartirse entre varias jurisdicciones, para lo cual existe un acuerdo entre las provincias, regida por la Comisión Arbitral, reglamentando un régimen denominado Convenio Multilateral.

Existen otros tributos provinciales, pero no abundaremos sobre el particular.

C.P. Carlos Enrique Spina

04/03/2007